No todo consiste en llevar la música, el ordenador, el controlador y los auriculares. Cuando vayas a pinchar en cualquier evento hay una serie de cosas que puedes llevar contigo y que pueden suponer la diferencia entre quedarte sin pinchar o marcar el ritmo de la noche. Muchas cosas no están siempre bajo tu control: puede haber averías justo antes de tu bolo, técnicos que olvidan revisar algo, organizadores que no tuvieron en cuenta tus peticiones… Si llevas encima siempre estas diez cosas podrás quedar como un señor pase lo que pase.

1 – Cables extra

Si vas a un bolo en el que tú no eres para nada responsable del montaje o mantenimiento del equipo, puedes encontrar un equipo montado con cables en mal estado o cosas sin conectar. Si se trata de un sitio pequeño, es muy probable que no haya un técnico con cables y conocimientos para solucionarlo, y si es de noche va a ser difícil encontrar un lugar abierto donde comprar lo necesario. Lleva siempre contigo:

  • Dos pares de cables RCA de un metro o metro y medio para poder conectar unos reproductores a una mesa de mezclas.
  • Un cable de red para poder interconectar reproductores de la marca Pioneer.
  • Un cable USB más de los que necesitas, es decir, si llevas dos controladores y necesitas dos cables, lleva tres; nunca sabes cuando un cable USB puede pasar a mejor vida.

Por supuesto no te lleves cables que no hayas probado antes del bolo. Y ya que hablamos de cables, lleva también un adaptador extra para el minijack de los auriculares; desaparecen como por arte de magia.

2 – Energía extra

Hay muchos dispositivos que empleamos que funcionan con baterías, y a menudo nos olvidamos de que hay que recargarlos. Recuerda:

  • Si utilizas un portátil con un ratón inalámbrico lleva pilas de repuesto, o si usas recargables lleva el cargador. Lo mismo se puede aplicar para algunos controladores inalámbricos que funcionan con pilas.
  • Batería externa para móvil o tablet y cargador. Si eres de los que llevan Rekordbox en la tableta o en el móvil no te hará ninguna gracia que se quede sin batería. Tampoco es muy recomendable quedarse sin batería en el móvil a las 5 o 6 de la mañana cuando sales del bolo y necesitas pedir un taxi.

3- Tus propias cápsulas y patinadores para los platos

Pinchar con platos hoy en día es de valientes, pero más que por la técnica necesaria, por las condiciones en las que sueles encontrarlos. Es muy fácil que llegues a sitios donde las agujas y cápsulas estén hechas polvo, los brazos de los platos mal equilibrados, y los patinadores sencillamente pelados, sucios e incluso con marcas de cigarrillos.

Si tanto te gusta pinchar con vinilo, lleva siempre contigo una pareja de cápsulas y agujas, ten específicamente un par comprado sólo para los directos e intenta que sean las mismas que gastas  para pinchar en casa, ya que así conocerás mejor el sonido que sacan y sabrás bien cómo equilibrar el brazo de los platos. Lleva también unos patinadores adquiridos exclusivamente para los bolos; recuerda quitarlos de los platos nada más acabar para que se les quede la menor cantidad de mugre posible.

4 – Limpiador de vinilos

Aunque seas cuidadoso con tus discos, siempre tendrán unas motas de polvo que vendrán de tu casa y más polvo ambiental que cogerán en el lugar del evento. Bien limpios suenan mejor, así que lleva encima tu propio limpiador y antes de que la aguja toque el vinilo dale dos o tres vueltas con el limpiador. Hazlo rutinariamente y al final se convertirá en un hábito muy recomendabñe. Si lo haces todo sonará mejor.

5 – Una linterna

Cualquier linterna barata de LEDs ligera y pequeña comprada en un bazar te resultará muy útil. Las cabinas de DJ de un club no suelen ser lugares especialmente iluminados, y una linterna te facilitará cambiar un cable, localizar un interruptor en la parte de atrás de una mesa de mezclas, encontrar un disco, encontrar algo en las profundidades de tu maleta de DJ o recuperar cualquier objeto que se te haya caído al suelo.

Y sí, los móviles actuales tienen función de linterna, pero si lo vas a usar con es finalidad recuerda el punto dos del artículo referente a la energía.

5 – Copia de seguridad de tu música en todos los formatos que puedas

Es una situación muy repetida: llega el DJ ligero de peso con un pendrive en el bolsillo y resulta que le han puesto reproductores antiguos sin USB. O el pendrive se avería esa noche. O la música no la puede leer el reproductor… En cualquier caso el resultado es que esa noche el DJ no pincha porque no tiene música que poner. Procura hacer lo siguiente:

  • Si llevas pendrives con música analizada con Rekordbox, procura llevar varios pendrives con el mismo contenido por si alguno falla o el reproductor no te lo admite.
  • Igualmente, aunque uses normalmente Rekordbox, intenta llevar algún pendrive con la música “en bruto”, sin pasar por Rekordbox. Te puedes encontrar con reproductores que no sean Pioneer y que se vuelvan locos con la estructura de carpetas que hace Rekordbox.
  • Si pinchas con ordenador, es obligatorio también llevar copia de seguridad de toda la música, a ser posible en un pendrive mejor que en un disco duro externo. Si tu ordenador se avería, quizá puedas pinchar con los reproductores de la sala usando el pendrive.
  • CDs con tu música. Sí, los CDs son un engorro teniendo los pendrive, pero todavía quedan clubes que viven en el pasado. No es necesario que lo lleves todo, pero 8 o 9 CDs pueden almacenar muchos temas para salvar la noche si están bien elegidos.

6 – Instalador de tu software de pinchar

No serás el primero al que el software para pinchar le deja de funcionar un día clave por motivos arcanos e indescifrables y necesita reinstalar rápidamente. Aunque es posible conectarse a internet hoy en día desde casi cualquier sitio y podrías descargar el instalador, es mejor llevarlo descargado de casa. De hecho es recomendable practicar con tu ordenador esta situación de emergencia, es decir, practicar el instalar a toda velocidad tu software, configurar drivers, entradas y salidas, importar archivos con configuraciones y mapeos, activar o desactivar las funciones que uses y agregar algo de música a la biblioteca del programa. Si te conoces bien el proceso, en 10 o 15 minutos puedes tener tu software otra vez listo para pinchar.

7 – Analgésicos y digestivos

Dolor de cabeza por haber dormido poco o por sobrecarga en las cervicales –o porque sencillamente te ha tocado–, dolor de espalda por una mala posición al coger tu pesada maleta, un golpe que te has dado en la mano al ir a poner un cable, una pequeña torcedura al bajar una escalera… Todas estas cosas parecen soportables un rato, pero con varios miles de watios de sonido y horas por delante de pie pueden convertirse en una tortura medieval.  Lleva siempre encima tu analgésico favorito, a ser posible uno que se pueda tomar con el estómago vacío –puedes que necesites tomarlo horas después de haber cenado– y que no produzca somnolencia. Y si necesitas tomarlos recuerda no beber alcohol.

Por otra parte está comprobado que el trabajo nocturno y el desorden horario a la hora de tomar comidas –algo habitual en los DJs– provoca trastornos gástricos. Acidez, ardores, hinchazón abdominal… son otras gracietas que puedes padecer durante tu trabajo y hacer que sea insufrible. Consulta a tu médico por un digestivo de efecto rápido que le vaya bien a tu cuerpo en estas situaciones. Mucho ojo porque si estos problemas son habituales no se arreglan sólo con medicinas, suelen ser signo de que te estás pasando de la raya, deberías ir al médico y echar el freno.

8 – Bloque de postits y bolígrafos

Si estás condenado a admitir peticiones durante tu sesión, algo que es habitual en discomóviles, por lo menos organízate para que eso no sea un infierno. Llévate un bloque de postits y unos bolígrafos, déjalos al alcance del público con un cartel indicando que los usen para hacer las peticiones. Es infinitamente más cómodo que tener que estar hablando con la gente –quitarte los cascos, acercarte, tratar de entenderles con la música y los efectos del alcohol…– y te puede servir incluso para dejar respuestas en el propio postit: “En 10 minutos la pongo” o “Lo siento, no la tengo”.

9 – Soporte para el portátil

Si no te has comprado ya uno, hazlo inmediatamente. En todos los lugares donde pinches no vas a tener espacio para ubicar el portátil, y al final lo mejor es usar siempre un soporte. Además, tener el portátil separado por palmo y medio de altura de donde todo está ubicado todo lo demás, podría salvarlo de un derrame de líquidos.

Normalmente los plegables suelen costar a partir de 40€, y los desmontables puedes conseguirlos a partir de 20€.

10 – Tapones para los oídos

Emplear tapones para los oídos tiene una doble finalidad; por una parte proteges tus oídos a largo plazo, y además de manera inmediata evitarás fatiga auditiva a lo largo de la noche. Cuando se trabaja bajo una alta presión acústica, llega un punto en el que el cerebro pierde la noción real del volumen al que estás trabajando.

Si te sucede eso puedes caer en un error muy típico, empezar a poner todos los temas más alto de lo que deberías –todo el mundo empieza a subir la ganancia– y ecualizarlos de manera extrema, porque tu cerebro tiene la sensación de que  las canciones suenan sin fuerza. En realidad es posible que hasta estés distorsionando el sonido de toda la sala.

Bonus track: la grabadora

¿Cuantas veces has hecho una sesión magnífica y has lamentado que no quede para el recuerdo? Lleva siempre contigo una grabadora y registra en ella absolutamente todo lo que suceda durante la sesión. Si no merece la pena lo desechas al día siguiente, y si es épico y memorable podrás conservarlo para toda la vida. Incluso pinchando exclusivamente con un ordenador y una controladora viene bien tener una grabadora para que el ordenador no tenga que añadir a su carga de trabajo la tarea de la grabación.

Quizá una grabadora suponga una pequeña inversión y de todo lo recomendado en el artículo sea lo más caro de adquirir, pero una buena grabadora es útil durante mucho tiempo.

Esto es lo que nosotros te aconsejamos que siempre lleves en tu maleta de DJ, pero seguro que vosotros también tenéis accesorios o herramientas que siempre lleváis para solventar problemas que os habéis encontrado en el pasado y os amargaron un bolo.

Fuente #Hispasonic

Comentarios